Érase una vez el Reino de la Tuentifor

Cuando Quito todavía tenía esperanza, existía un paraíso infernal sembrado en el corazón de la ciudad. Allí, putas, políticos y poetas se confundían. Allí había mercados y lupanares. Allí había vida. El reino de la Tuentifor, una crónica de Huilo Ruales Hualca.

Carta del señor Darcy

(Lea este artículo también enla web La Casa Ártica.) Queridos lectores:   ¡Cuántas cosas se han dicho y se dirán sobre el amor! Tal vez todas se parecen y es que ya se ha dicho tanto… Prefiero hablarles de las novelas de romance. Escogí el nombre sugerido por Guillermo Cabrera Infante porque novela rosa o... Seguir leyendo →

Linaje de asesino

Le entregaron la carta a Pushkin después del desayuno. Decía que su mujer era una puta. Intentaron convencerlo de ignorar el anónimo. Era imposible porque él estaba seguro de la identidad del autor. Se trataba de Georges D’Anthès, militar alsaciano al servicio de la corte rusa y un seductor en toda regla. Natalia Pushkina lo... Seguir leyendo →

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: