El Ministerio

El señor Magog era funcionario del Ministerio de los Deseos en la República Democrática de Estulticia. Su trabajo consistía en censurar y destruir cualquier clase de impulso anómalo que pudiera tener un ciudadano.

Para cumplir con este fin, utilizaba una máquina diseñada por los ingenieros del gobierno, cuyo mecanismo, después de succionar al delincuente, lo convertía en fertilizante.

La tarea no fastidiaba a Magog. Enfundado en un impecable traje, acudía cada mañana al Ministerio, donde siempre encontraba a un crecido grupo de infractores que aguardaban su castigo.

Él nunca había roto una regla. No sabía que era el amor o la ambición, el sexo y el vino le parecían ridículos y el conocimiento, innecesario. Al igual que el resto de ciudadanos de Estulticia, se conformaba con un plato de comida, tres vasos de agua  y un techo. No conocía la felicidad, por eso no la necesitaba.

Sin embargo, las cosas cambiaron cuando una muchacha fue contratada para trabajar en su oficina. Ella era tan hermosa que le provocó un corto circuito en el cerebro a Magog.

Ignorante en esos temas, supuso que había enfermado y que la mujer era la fuente del contagio.

Después de que el radar de la máquina pitara, sacándolo de un sueño en el que la veía desnuda, comprendió la gravedad de su situación.

Como nunca antes, tuvo que mentir e incluso manipular aquel aparato para salvar su vida, con la esperanza de que el tiempo lo ayudaría a reprimir su instinto. Absurdo error: transcurrida una semana, el hombrecillo del traje italiano había sido derrotado por el peor de los delitos contra el Estado: la libido.

Intentó atraer a la joven a su despacho para saciarse. Como fue imposible, quiso forzarla, pero ella pudo evadirse, activando el aparato del gobierno que succionó a Magog y lo transformó en fertilizante.

Los República Democrática de Estulticia tuvo que gastar ingentes recursos en la fabricación de un nuevo artefacto para controlar los instintos. El anterior, al devorar a Magog, se sobrecargó, sufriendo una avería irreparable.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: