¿Cómo se reproducen las telenovelas de narcotraficantes?

Angélica Blandón te invita a olvidar el cuerpo de las mujeres y a amar el "interior".
Angélica Blandón te invita a olvidar el cuerpo de las mujeres y a amar el “interior”.

En los últimos años hemos presenciado una extraordinaria proliferación de telenovelas cuya trama se desarrolla en el mundo de los capos de la droga, lo que nos empuja a preguntarnos: ¿de dónde salen?, ¿cómo se producen?, o mejor dicho: ¿cómo se reproducen? Sí, porque sobre su producción no hay mucho que decir, al fin y al cabo basta que un tal Cadavid con un tal John Jairo se reúnan en alguna oficina de un canal de televisión colombiano – o estadounidense pero de gran influencia latina – y firmen el contrato, macabra sentencia de muerte, que condenará a miles de espectadores, que no tienen dinero para pagar televisión por cable, a meses de tortura con acento paisa.

Por lo demás, lo que interesa a todo neuropsicólogo – grupo al que tengo el altísimo honor de circunscribirme – es conocer el génesis de cualquier fenómeno, puesto que es en la concepción donde se originan las anomalías genéticas.

En esa medida, ¿cuáles son los padres de este engendro mediático? Nadie sabe la respuesta, pero sí queda claro que se trata de seres malos – ¡muy malos! – que ante la completa falta de héroes latinoamericanos se han inclinado por hacer una fábula con los villanos; una fábula en la que, en principio, nos dicen que con el dinero mal habido se puede comprar todo, desde conciencias hasta “teticas”, para al final dejarnos con la gran lección moral de que no hay que ser mafioso porque se puede terminar preso en los Estados Unidos.

"No solo soy feo, soy el viejo Javi."
“No solo soy feo, soy el viejo Javi.”

Todo indica que la reproducción de las telenovelas de narcotraficantes no es sexual, más bien parece que es idéntica a la de las amebas, es decir por división celular, implicando que de una serie sale otra y de esta, otra y otra más, hasta que cuatro de los cinco canales principales de televisión nacional tienen al menos una historia de delincuentes en su horario estelar. Si ponemos en uno hallamos a un alias “Tanga Loca” acribillando con su metralleta a varios cristianos llamados Jairo, John o “viejo Javi”; en otro, nos encontramos con una fulana bien sensual – probablemente Leidy, Yomaira o Nayeli – que, con acento paisa y aguardentoso, seduce al obeso y calvo capo del cartel de Quindío. Si tiene suerte, sin embargo, puede ser que asista a una orgía con prepagos pereiranas en una hacienda del Valle del Cauca o a una cómica persecución de criminales más cercana a los gags de Charlot que a las escenas de acción de El padrino. ¡Qué emocionante ver un tiroteo en un corral donde gordas gallinas de campo expulsan huevos sobre la cabeza de un agente de la DEA que habla tan mal el inglés como el español!

Si practicásemos una ecografía para ver el feto de la telenovela de narcotraficantes, encontraríamos bellísimas actrices colombianas – lo mejor –, una amplia gama de actores que van desde los panzones hasta los ordinariamente musculosos – lo peor – o desde los mexicanos hasta los estadounidenses; también guiones, similares unos a otros – lo cual da pie a una nueva teoría sobre su origen: la clonación, llevada a cabo por una civilización extraterrestre que no busca destruir a la especie humana, sino sumirla en la absoluta vulgaridad –; y, por último, al FBI, la DEA, el DAS, la CIA, PAIS, ABCDE, FGHI, JKLMN y cualquier organización con o sin fines de lucro que pueda dedicarse a la tarea de perseguir narcotraficantes y/o a colaborar con ellos.

"¡No nos confundan, no somos prepagos, somos activistas de PETA!"
“¡No nos confundan, no somos prepagos, somos activistas de PETA!”

Es necesario tener en cuenta que la sobreexposición a esta clase de programas puede generar varios problemas como el onanismo, el instinto delictivo, el deseo antinatural de usar la jerga de los hampones colombianos y, el más peligroso de todos, ponerse el sobrenombre de “Jamón” para abrir una oficina dedicada al chulco en la Prosperina.

De todas maneras, para evitar que se tache a este estudioso de “apátrida” o “neoliberal” – ¡uy, qué miedo! –, he decidido concluir este artículo con una pequeña lista de cosas que no deben faltarle a un sujeto que decidió incursionar en el mundo de las telenovelas de narcotraficantes:

  • Calvicie; al contrario de lo que se cree, el pelo abundante hará que le pongan motes como “Fresita” o “Trapeador”, en cambio la alopecia lo transforma en un macho a carta cabal. Así que si tiene cabello, ¡RÁPESE YA!
  • Calvo, barbudo y con un gusto sofisticado para vestir, ¡así cualquiera puede enamorar!
    Calvo, barbudo y con un gusto sofisticado para vestir, ¡así cualquiera puede enamorar!

    Debe tener mucho pelo en el tórax, los brazos y el resto del cuerpo; este es complementario al anterior requerimiento, de forma que si le sobra mucho cabello en la cabeza y le falta en las nalgas, no dude en extirpárselo de la primera para implantárselo en las segundas.

  • Siempre termine sus frases con la conjunción “pues” aunque no venga al caso; por ejemplo: ¿por qué no te quieres casar conmigo, pues?, ¿tengo cara de delincuente, pues? ¿Qués’ pues, pues?
  • Obligue a sus amigos a llamarlo por un apodo tan simple como pegajoso: “chino”, “terciopelo”, “lima de uñas”, “vasectomía”, “colonoscopía”.
  • Rasúrese cada tres días, pues la lija en la cara es marca de masculinidad, similar al falo erecto que exhiben los monos en las selvas del África Subsahariana.
  • Sea machista, al fin que ningún tipo sería capaz de contratar a cincuenta prepagos para organizar una orgía pensando en que las mujeres tienen sentimientos… ¿o sí?
  • Si tiene esposa, novia, mamá, etcétera, olvídese de su nombre y llámela “vieja” a secas; de ahora en adelante para usted toda mujer es una vieja, no importa si es joven o vieja.
  • Hable mal el inglés o, mejor, no lo hable.
  • No acepte que le inviten a tomar aguardiente, sino un “aguardientico”.
  • Finalmente, ame las labores del campo, eso sí, siempre que estas incluyan cuidar al ganado porcino, vacuno y el refinamiento de la cocaína.
El cinturón de castidad del siglo veintiuno.
El cinturón de castidad del siglo veintiuno.

¬¬

Anuncios

3 comentarios

  1. Simply wish to say your article is as surprising. The clearness in your post is simply great and i could assume you are an expert on this subject. Well with your permission let me to grab your feed to keep updated with forthcoming post. Thanks a million and please continue the enjoyable work.

    Me gusta

  2. I just want to tell you that I am just very new to blogging and certainly enjoyed this blog. Almost certainly I’m going to bookmark your blog post . You definitely have excellent articles. With thanks for sharing with us your web-site.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s