Sasha Grey y las cincuenta sombras de Marinetti

Este libro no tiene nada que ver con el Diario de Greg, aunque son bastante parecidos...
Este libro no tiene nada que ver con el Diario de Greg, aunque son bastante parecidos…

Parecían una pareja de recién casados – ninguno de los dos superaba los treinta años –; ambos se acercaron tímidamente y, tomando valor, pidieron el libro Cincuenta sombras de Grey. No pude evitar que una sonrisa burlona se dibujara en mi rostro, al fin y al cabo ese libro es tan común que era absurdo su tono confidencial y asustadizo. Me aclararon que solo querían revisarlo, que necesitaban “averiguar algo”… Volví a sonreír y con perversidad exclamé elevando el tono al máximo:

— ¿QUIEREN REVISAR LAS CINCUENTA SOMBRAS DE GREY?

Sasha Grey te dice que debes recomendar esta página para verte sexy.
Sasha Grey te dice que debes recomendar esta página para verte sexy.

Seis o siete personas que escudriñaban entre los estantes posaron sus ojos sobre la pareja y tuve la impresión de que ambos empequeñecían hasta convertirse en liliputiencies, experimentando un placer casi tan culposo como el que ellos sentían con aquellas sombras.

La pareja – habían soltado sus manos al mismo tiempo que adquirían el color granate – se sentó en el sofá, al fondo de la librería, y, ocultos los rostros tras del libro, se pusieron a revisarlo. A los diez minutos el temor y la vergüenza habían dejado lugar a las risitas picaronas y a las miradas cargadas de morbo.

Con la intención de revisar lo que hacían, me acerqué disimuladamente.

— Mi amor – dijo ella –, ¡estas son las cochinadas que lee tu mamá!

En efecto, el fenómeno de las novelas eróticas alcanza a todo público, desde los adolescentes hasta los viejos y desde los hombres hasta las mujeres. Ahora el planeta entero sufre de una ridícula avidez por novelas adobadas con sexo; todos leen sobre el tema y todos quieren escribir acerca de él. Sasha Grey, conocida por sus escenas de “porno experimental” – o sea raro –, sacó hace meses un libro de esa temática con un arranque potente como el de un Ferrari y un final espeluznantemente lento y soso como el de una tortuga con reumatismo. La blonda esposa de Jaime Bayly también nos ha legado otras cincuenta sombras y hasta Almudena Grandes se ha metido en honduras de ese estilo…

Hasta los bigotes de Marinetti se entusiasmaron con Sasha Grey (así que recomienda esta página si quieres verte sexy).
Hasta los bigotes de Marinetti se entusiasmaron con Sasha Grey (así que recomienda esta página si quieres verte sexy).

Hay para todos los gustos: sexo con humanos, vampiros, hombres lobo, franquistas, nazis, comunistas, empresarios y profesores de cine; con azotes o sin ellos; con uno, dos, tres o 10¹⁴ compañeros sexuales; en variedades oral, anal y normal; con 69 o sin él, etcétera, etcétera.

De todas maneras, estos amantes del “porno light” no han oído hablar de los poemas cargados de erotismo de Ovidio y de Shakespeare o del libro Cantar de los cantares, donde Salomón exalta la belleza de los pechos de una morena anónima. Menos aún de Masoch – el escritor que dio origen a la palabra “masoquismo” – o de Marinetti, quien defendía una sexualidad fría, violenta y brutal.

Precisamente este escritor italiano, creador del futurismo, una de las primeras corrientes de vanguardia, fue víctima de una persecución legal y del rechazo de la “gente educada” por sus teorías acerca del arte y de la vida en general.

Su novela Mafarka el futurista era en sí misma la aplicación literaria de su Manifiesto, el mismo que pretendía romper con los cánones de belleza que había impuesto el modernismo, buscando una sociedad acelerada, fuerte como una máquina y dispuesta al progreso violento.

Mafarka, el héroe de la novela, es un personaje que nos recuerda a esos paladines clásicos que tienen que atravesar una serie de pruebas antes de ascender a la esfera de las divinidades. En cualquier caso, es una de las cualidades anatómicas de este personaje la que le ocasionó líos a Marinetti, pues el pene de diez metros que nos saca en cara el propio héroe al principio de la novela no podía dejar indiferente a la católica Italia de principios del siglo veinte.

La versión mutilada de "Mafarka el futurista". La editorial italiana tuvo que circuncidar al personaje para que cupiese en el libro.
La versión mutilada de “Mafarka el futurista”. La editorial italiana tuvo que circuncidar al personaje para que cupiese en el libro.

De todas formas, el falo de Mafarka no convierte a esta novela en un texto parecido a los que actualmente se entiende como literatura erótica, no lo hacen tampoco las escenas de orgías entre esclavas africanas y soldados, ni el menage à trois que desesperadamente quieren ejecutar dos mujeres con Mafarka. Escribir algo erótico, de seguro, no es lo que pretendía Marinetti; en esencia, él era un agitador y sus intenciones reales eran provocar prurito, irritación en el seno de la clase conservadora, a manera de una nux – vómica que, después del caos, permita surgir a una vanguardia fresca.

El juicio por inmoralidad lo perdió el futurista en segunda y tercera instancia y su obra tuvo que circular mutilada por Italia, sin embargo, Ramón Gómez de la Serna la llevó a España y América Latina, aniquilando el intento de censura, que solo consiguió lo que en última término pretendía el autor italiano: ubicarse en la palestra pública.

Él jamás pudo adquirir la fama de sus coterráneos Pirandello, Calvino, Malaparte, D’Anunzio o Passolini, tanto porque su obra en sí misma no es genial como porque el autor fue un defensor a ultranza del fascismo y de Mussolini, mas, su personalidad controversial y su talento como agitador cultural lo convirtieron en una de las puntas de lanza de la vanguardia que batió los gustos almibarados que imperaban en el arte europeo.

Hoy me rehúso a escribir sobre sexo – básicamente porque lo adecuado no es escribir, sino practicar – y prefiero quedarme con la imagen del autómata que fabrica Mafarka en los últimos capítulos de la novela de Marinetti: el héroe finalmente rechaza los placeres de la carne, incluido el sexo y el poder, para transferir su alma, a través de un beso a un robot gigantesco que se eleva por los aires indiferente a la pasión como un automóvil o un tanque.

Quizá Marinetti hubiera pensado que sería más divertido perder el alma que leer las Cincuenta sombras de Grey

¬¬

Anuncios

Un comentario

  1. Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: Este libro no tiene nada que ver con el Diario de Greg, aunque son bastante parecidos… Parecían una pareja de recién casados – ninguno de los dos superaba los treinta años –; ambos se acercaron tímidamente y, tomando valor, p..…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s