Los demonios del armario

Mi mayor miedo de la infancia fue un demonio que vivía oculto dentro de mi armario, en medio de un caos de cordones y zapatos. Los años pasaron y aunque el monstruo aún existe, su ridícula estatura lo ha convertido en una parodia, en un ejemplo de la futilidad de las cosas.

Mi vida es una eterna lucha contra ésa y otras bestias que aparecen en el guardarropa, bajo la cama, en la ducha, y escribo como exorcismo o como escape, con la esperanza de que, en algún momento, tenga la valentía para seguir el sendero de la inmortalidad que cierto vate chino construyó con una espada, un pincel y una copa de vino.

4 comentarios sobre “Los demonios del armario

Agrega el tuyo

    1. Muchas gracias, me alegro que te guste mi blog. Pienso que esos demonios, los tuyos, los míos; son los que, con violencia o seducción, nos empujan a escribir; y, si alguna vez intentamos desertar, son ellos también los que lo impiden. Besos.

      Me gusta

  1. Cada uno ha tenido sus demonios!! algunos desaparecen y otros perduran a pesar del tiempo.

    Me ha hecho pensar en mi niñez!! Cortito pero muy real, creo yo, en casi todos nosotros en un momento dado.

    Besos

    Belen

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: