Un día para olvidar pero que no se puede olvidar

Subiste al autobús agotado. En ese tiempo aún eras librero y creo que te gustaba. En la radio, un locutor leía las noticias, haciendo énfasis en la liquidación de miles de médicos y enfermeras pertenecientes al Seguro Social, el gobierno alegaba que eran viejos y que se traería a cubanos para reemplazarlos. Sacaste un libro... Seguir leyendo →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: